NOTICIAS

La historia reivindica los clásicos de metal

  • REPORTAJE
  • 25 Agosto, 2014

El Emeradude, triple ganador del circuito Panerai (2006, 2007 y 2010), es el único clásico de aluminio de la XI Copa del Rey Panerai que se celebrará en el Marítimo de Mahón entre los días 26 y 30 de agosto. Su armador, Vittorio Cavazzana, recuerda que ya en los años 20 la Copa América contaba con barcos de metal cuyos remaches saltaban por culpa del óxido.

Por Paquita Giménez Fabricado en aluminio en 1975 para tomar parte en las grandes competiciones de vela del momento, el Emeraude, armado y patroneado en la actualidad por Vitorrio Cavazzana, es la única embarcación de metal que compite en la categoría de clásicos de la XI Copa del Rey Panerai. Tricampeón del Trofeo Panerai (2006, 2007 y 2010) y bicampeón de la Illes Clàssics (2008 y 2010), en los últimos años se ha erguido como uno de los pesos pesados en la categoría, engordando su nómina de triunfos pese a los recelos que suscita todavía entre sus adversarios por la supuesta ventaja que le concede su casco, más ligero que los de madera. Aunque los tiempos de compensación se encargan de equilibrar la balanza para que todos los barcos de la flota compitan en igualdad de condiciones, los barcos clásicos construidos en aluminio que compiten en el circuito como el Running Tide y el propio Emeraude están siempre en el punto de mira. Cavazzana zanja cualquier tipo de polémica, recordando que el reglamento del Circuito Internacional del Mediterráneo (CIM) incluye en la categoría de barcos clásicos a aquellos prototipos botados antes del 31 de diciembre de 1975 y construidos en madera o metal. Pero más allá de la normativa, el patrón italiano reivindica el uso del metal como uno de los materiales que han servido para construir embarcaciones a lo largo de la historia de la navegación marítima. “En general, muchos de los barcos de 12 metros son de aluminio”, explica Cavazanna. “Ya en los años 20, la clase J aparecía en la Copa América con una flota de embarcaciones con casco de aluminio, aunque con remaches de cobre que se oxidaban provocando filtraciones y el hundimiento de los barcos”, recuerda. El armador italiano señala que en los 70 casi todas las embarcaciones que estaban compitiendo en la Admirald’s Cup utilizaban en sus cascos el metal, cuyo uso comenzó a decaer con la irrupción en 1987 de la fibra de vidrio. Atendiendo a estos argumentos, el Emeraude es un clásico con todas las de la ley. El barco fue diseñado por el argentino German Frers en 1975 y construido por el Royal Huisman Shipyard (Holanda). En concreto, “se fabricó para participar en la Admiral’s Cup, una competición internacional que se celebraba en Inglaterra y en la que el Emeraude defendió los colores del equipo de Francia. También compitió en los años ochenta en la Sardinia Cup”, relata Vittorio Cavazzana. Con posterioridad, en 1985, el Emeraude fue adquirido por otro armador italiano antes de que en 1997 Cavazzana se hiciera con el velero de 15.30 metros de eslora. “El barco ha sido sometido a diversas intervenciones. La más importante, en 2004, afectó “al casco, al puente y a los equipos de mecánica de cubierta”, explica Cavazzana. “La zona interior de la proa se modificó para incluir un camarote y un baño, antes estaba vacía”, afirma el armador que pone énfasis en el hecho de que “toda la zona de popa es la original”. En medio de la cubierta el mástil se eleva hasta alcanzar una altura de 20 metros. 407 metros cuadrados de superficie vélica sirven para impulsarlo. “Es un barco veloz, potente y que exige mucha fuerza física por las dimensiones de sus velas”, añade Cavazzana. Un clásico de metal, según la historia.

CERRAR
Institucional
Paneari
Club Marítimo de Mahón
Real Club Náutico de Barcelona
Govern Illes Balears
APB Mahón
Ajuntament de Mahón
Menorca
Marina Port Mahón
CIM
Real Federación Española de Vela
Federación Balear de Vela
RANC
Colaboradores
Blue Restaurant
Cachito Mahón
Ca l´ltaliá (Catering barcos)
Latitud 40
Restaurante Pierro