NOTICIAS

Moonbeam IV, los 100 años de un barco legendario

  • REPORTAJE
  • 27 Agosto, 2014

Rainiero y Grace Kelly pasaron su luna de miel a bordo de una de las embarcaciones que participan en la XI Copa del Rey Panerai

El legendario “Moonbeam IV” celebrará el último acto de su centenario navegando en la Copa del Rey Panerai. La embarcación se empezó a construir en 1914 en los astilleros escoceses de William Fife & Son. Tiene una eslora de 33,40 metros, una manga de 5,1 y un calado de 3,9 metros, aunque lo más impresionante es su aparejo de cangreja de más de 1.000 metros cuadrados de superficie vélica. Diseñado para la competición, el “Moonbeam IV” forma ya parte de la historia de la vela con victorias que llegaban en los años 20 del siglo pasado. En 1950 fue adquirido por Rainiero de Mónaco y en él pasaron su luna de miel el príncipe y su esposa, Grace Kelly. Está considerado como uno de los barcos más bellos del mundo, no sólo por su exterior, sino también por sus detalles interiores como alfombras persas, lámparas antiguas y tapicerías de cuero. Mikael Créac'h es desde hace siete años el capitán del “Moonbeam IV”. Este marino francés tiene una gran experiencia en barcos de este tipo y conoce bien el rigor que exigen los clásicos a la hora de navegar. Como él mismo explica, la tripulación del barco está formada por el segundo de a bordo, un cocinero y tres marineros, dos de los cuales son mujeres. Todos tienen mucha experiencia en navegación de este tipo de embarcaciones y han participado en numerosas regatas de clásicos en el Mediterráneo. La Copa del Rey Panerai será su última regata de la temporada tras haber estado presente en la PalmaVela y haber navegado en Marsella, Saint Tropez y Cannes y Barcelona. Mikael Créac'h asegura que el “Moonbeam IV” es un barco muy complicado de navegar y reconoce que, a pesar de su experiencia, necesitó dos años para aprender a sacarle el rendimiento. A partir de la tercera y cuarta temporada empezó a ganar regatas. Para competir lleva a bordo un total de 30 tripulantes, la mitad de ellos son navegantes semiprofesionales seleccionados por el capitán, mientras que el resto pueden ser personas sin muchos conocimientos de este deporte. “Eso sí, antes de cada regata hago una breve reunión de seguridad para toda la tripulación y mis marineros se encargan de controlar en todo momento las maniobras de cuatro o cinco regatistas más porque con una botavara de 21 metros, un palo de 35, enormes poleas y cientos de metros de cabos en cubierta, necesitas tomar todas las precauciones”, afirma Créac'h. Además de ser una máquina difícil de manejar su mantenimiento no está al alcance de todos los bolsillos. Cada mes y medio hay que pulir y barnizar la madera y la tripulación la tiene a punto todo el año. “Ganamos menos que una tripulación de un barco moderno y trabajamos mucho más, pero éste es un barco especial y estamos aquí por el placer de navegar”, subraya Créac'h. Lo cierto es que en el “Moonbeam IV” nada es fácil porque el barco necesita casi 40 minutos para poner todas sus velas en cubierta, una operación que se hace a mano, como antiguamente.

CERRAR
Institucional
Paneari
Club Marítimo de Mahón
Real Club Náutico de Barcelona
Govern Illes Balears
APB Mahón
Ajuntament de Mahón
Menorca
Marina Port Mahón
CIM
Real Federación Española de Vela
Federación Balear de Vela
RANC
Colaboradores
Blue Restaurant
Cachito Mahón
Ca l´ltaliá (Catering barcos)
Latitud 40
Restaurante Pierro