NOTICIAS

Sonata, artesanía en estado puro

  • REPORTAJE
  • 29 Agosto, 2014

El mestre d‘aixa mallorquín Mateo Grimalt fue el responsable de la restauración de la embarcación diseñada en 1937 por el estudio de John G. Alden.

Experto mestre d’aixa, el mallorquín Mateo Grimalt toma parte en la XI Copa del Rey Panerai como tripulante del Sonata (1937). El barco es del armador Jordi Cabau pero Grimalt se ha dejado mucha alma en cada una de sus piezas. Él fue el carpintero responsable de la restauración de esta embarcación que en su día diseñó John G. Alden. “Tardamos casi un año en restaurar este barco. Lo hicimos en un jardín del barrio de Son Vida (Palma de Mallorca), con mucho amor, y respetando en todo momento el diseño inicial. ¿El coste total? No sabría decir… Ahí hay muchas horas de trabajo que no se cobran… Somos un grupo de amigos que nos dedicamos en cuerpo y alma a esto y no escatimamos esfuerzos”. Grimalt rechaza de plano que encontrara grandes dificultades en el proceso de restauración del Sonata. “Las dificultades están para ser resueltas. Tenemos claro que no se trata de cambiar piezas viejas por nuevas, como, por ejemplo, se puede hacer en mecánica. Si se hacen piezas nuevas, se hacen artesanalmente, a partir de un tronco de madera, a imagen y semejanza de la original, tanto en material como en diseño”. El Sonata es el proyecto número 648 del prestigioso Arquitecto naval americano John Alden. Fue diseñado por Carl Alberg en 1937 y construido en Boston (Massachussets) en los astilleros F.F. Pendleton. Es un cutter sloop de 15 metros de eslora, 3.60m. de manga y 1.95m de puntal, ideal para aguas de poco calado. Tiene un desplazamiento de 15 toneladas de las cuales 6 son de lastre. Su superficie vélica es de 114 metros cuadrados. La restauración del barco, que compite en la clase Época Marconi, no se hizo para que ganara velocidad. “En absoluto. El armador es una persona muy detallista, puntillosa. No nos cabe en la cabeza poner, por ejemplo, tableros de madera ligeros para bajar de peso la embarcación”. Preguntado sobre si el Sonata tiene posibilidades de conseguir el triunfo o una buena posición al final de la XI Copa del Rey Panerai, Mateo Grimalt se limita a sonreír y musita “no sé, ahí estamos… Vamos a verlo”. Grimalt, que en sus ratos libres navega en aguas de Mallorca con su barquito Micanga (un Puma 34), pasa gran parte de su vida entre maderas, virutas, bruñidoras, máquinas de lijar, barnices y tornos. Artesanía naval balear. Tan necesaria como poco conocida.

CERRAR
Institucional
Paneari
Club Marítimo de Mahón
Real Club Náutico de Barcelona
Govern Illes Balears
APB Mahón
Ajuntament de Mahón
Menorca
Marina Port Mahón
CIM
Real Federación Española de Vela
Federación Balear de Vela
RANC
Colaboradores
Blue Restaurant
Cachito Mahón
Ca l´ltaliá (Catering barcos)
Latitud 40
Restaurante Pierro