NOTICIAS

Germán Frers II, a la caña del legendario Fjord III, diseñado por su padre

  • REPORTAJE
  • 26 Agosto, 2016

La embarcación argentina, botada en 1947, compite en la clase Época Marconi. El prestigioso arquitecto naval destaca el espíritu “apasionado” de los armadores y restauradores de barcos clásicos.

El prestigioso arquitecto naval Germán Frers II disfruta por igual navegando y diseñando. Estos días se encuentra en Menorca, participando en la XIII Copa del Rey de Barcos de Época del Club Marítimo de Mahón, y se declara emocionado por patronear el Fjord III, un barco muy especial para él.

Su padre, Germán Frers I, diseñó este balandro bermudiano de 14,88 metros de eslora que fue construido en 1947 para participar en una regata entre Buenos Aires y Río de Janeiro. En esta travesía consiguió una contundente victoria que cinco años después refrendó en la competición Las Bermudas-Newport, convirtiéndose en una de la joyas más apreciadas de la náutica recreativa argentina y de la saga Fjord, según confirma el maestro velero de Buenos Aires Juan José Merayo, afincado en Mallorca, buen conocedor de la obra naval de la familia Frers.

“Tengo un sentimiento muy especial por este barco”, confiesa Frers, considerado uno de los diseñadores más importantes del mundo, quien recuerda que sólo tenía 5 años cuando su progenitor lo creó y que apenas navegó en él antes de que fuera vendido en 1952.

Desde esa fecha, el Fjord III tuvo diversos dueños y vivió en distintos países. Después de Frers I pasó a manos del argentino Raúl Decker, del americano Lapin, de unos jóvenes estadounidenses hippies, del jugador de fútbol Marcus Kock (quien llevó a cabo su primera reforma) y del cirujano plástico McCarthy, hasta comprarlo su actual armadora, Christine Fox Perry. Su recorrido vital le llevó a recalar en Hawai, Los Ángeles, Las Vegas, San Francisco y Florida para retornar nuevamente a Argentina.

La saga de los Fjord “alcanzó” hasta 8 unidades -aunque la séptima no existe porque ese era un número maldito para Frers- y debe su nombre a que los primeros fueron barcos de tipo noruego. Germán Frers II se hizo la promesa en 1992 de recuperar el barco de su padre si ganaba la Copa América el Moro di Venezia, cosa que no ocurrió.

Este año 2016, tras la profunda restauración a la que fue sometido el Fjord III, le propuso a su armadora alquilarlo para participar en la Copa del Rey de Barcos de Época. Christine Fox se negó a arrendárselo y al final, Germán Frers, regatea en Mahón como patrón con su tripulación, “disfrutando de este magnífico campo de regatas y de las bellezas naturales de esta isla”. El diseñador argentino reconoce que le gusta mucho el ambiente de los clásicos y la gente que trabaja en la restauración de estos barcos porque lo hacen “con cariño y pasión”.

“Los barcos modernos son muy superiores técnicamente, pero no estéticamente. El espíritu con el que se navegaba antes me resulta muy agradable”, añade. Frers tiene dos clásicos: el Follye, un sloop áurico de 1909, con el que pronto participará en Les Voiles de Saint Tropez, y el Alguacil, un ketch diseño de su padre con el que compite en Argentina. Del Fjord III, que regatea por primera vez en la Copa del Rey de Barcos de Época, destaca que es “muy marinero y bonito”. Germán Frers II continúa compaginando el diseño de los estilizados Swan o los ultramodernos Wally con la recuperación de clásicos como un barco de su padre de 1943 que nunca llegó a botarse por lo que, según dice, “no sé si trabajo en la réplica de ese modelo o en la continuación de un proyecto”. A sus 75 años no para de trabajar porque, según dice, “me sigue diviertiendo”. “Mi pasión es navegar y diseñar. También me gusta el campo. Por eso, me dicen que tengo un pensamiento oceánico”.

CERRAR
Paneari
Club Marítimo de Mahón
Real Club Náutico de Barcelona
Govern Illes Balears
APB Mahón
Ajuntament de Mahón
Menorca
Marina Port Mahón
CIM
Real Federación Española de Vela
Federación Balear de Vela
RANC